miércoles, 8 de junio de 2011

La creación de un corredor ecológico entre Donostia y Biarritz es vital para el éxito de la Red Natura 2000 francesa en el Atlántico

La propuesta del Área Marina Protegida frente a Jaizkibel, de OCEANA y el Colegio Oficial de Biólogos de Euskadi (COBE), supondrá un avance en el cumplimiento de la normativa europea.


FUENTE: OCEANA

La construcción del puerto exterior de Pasaia es una amenaza para numerosos hábitats y especies protegidos en Francia, así como para la pesca y el turismo en el litoral de Lapurdi.

OCEANA y el Colegio Oficial de Biólogos de Euskadi (COBE) han presentado esta mañana en Bayona su propuesta para la creación de un corredor ecológico marino frente a la costa vasca entre Donostia y Biarritz que daría protección a miles de especies y cientos de hábitats y comunidades marinas. Estas dos entidades proponen proteger una área marina frente a los acantilados de Jaizkibel y Ulía, en Euskadi, la cual, sumada a las áreas ya propuestas por el gobierno francés para formar parte de la Red Natura 2000 marina, daría más coherencia y supondría un nuevo paso hacia el cumplimiento de la legislación europea.

El corredor ecológico propuesto por OCEANA y el COBE ocuparía unas 27.000 hectáreas que correrían de forma paralela a lo largo de unos 35 km costeros, desde Donostia a Biarritz. Este corredor sería decisivo para la protección de cerca de un millar de especies diferentes incluyendo algunas protegidas como el delfín mular, el tiburón peregrino, el caballito de mar, el mero, la esponja común, el bogavante o el centollo. Más de un centenar de comunidades y hábitats marinos importantísimos como zonas de alevinaje y de crecimiento de muchas especies también se verían protegidos, como campos de esponjas, campos de mejillones intermareales, lajas rocosas con gran cobertura de algas, bancos de arena, arrecifes y cuevas sumergidas.

Ricardo Aguilar, director de investigación de Oceana Europa afirma que “La creación de este tipo de corredores no es algo nuevo. Existen ya varios corredores transfronterizos en diversos mares y océanos del mundo, como el estrecho de Bonifacio entre Córcega y Cerdeña, el corredor de islas del Pacífico entre Ecuador, Colombia, Costa Rica y Panamá o la propuesta entre Francia y España en Cap de Creus. Todos ellos demuestran que constituyen una magnífica herramienta para conservar la biodiversidad”. Aguilar añade que “Crear este corredor entre Donostia y Biarritz significaría crear uno de los corredores ecológicos más importantes y diversos del Atlántico europeo, fundamental para actividades como la pesca y el turismo”.

La Comisión Europea ha calificado como “insuficiente” la Red Natura 2000 en el Cantábrico y Golfo de Vizcaya. A pesar de las diferencias entre ambos estados, tanto España como Francia tienen la obligación de subsanar estas deficiencias creando nuevas áreas marinas protegidas en 2012, lo que supondría un avance en el cumplimiento de la Directiva Hábitats de la UE y de la Directiva Marco de la Estrategia Marina Europea 2008/56/CE, que establece como una prioridad la coordinación entre los países para conseguir un buen estado ambiental del medio marino.

Nicolas Fournier, coordinador de la oficina de Bruselas de Oceana, señala que En la costa de Lapurdi, Francia ha hecho sus deberes. Sin embargo, España está muy retrasada en el cumplimiento de la normativa y de los convenios internacionales. Hasta el momento España sólo ha protegido el 1,3% de la superficie marina, muy lejos del 10% que establece el Convenio de Diversidad Biológica de Naciones Unidas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada