jueves, 28 de abril de 2011

Londres busca cómo disminuir los altos niveles de contaminación para los Juegos Olímpicos de 2012


fuente: adn.es

Londres podría verse obligada a replantear su estrategia medioambiental para los Juegos Olímpicos de 2012 y a reducir la circulación de vehículos por sus calles durante las celebraciones, como hizo Pekín en 2008, para evitar enormes excesos de polución con motivo del acontecimiento.

Algunas asociaciones y grupos de ciudadanos han reclamado ya al Ayuntamiento que se prohíba la entrada de algunos vehículos, como el portavoz de la Campaña por el Aire Limpio de Londres, Simon Birkett, que reclama medidas al Consistorio en sus declaraciones publicadas hoy por el diario "Evening Standard".

"El alcalde debería prohibir circular a todos los vehículos más contaminantes por la zona con más polución de Londres durante los Juegos Olímpicos y después de ellos. Haciendo eso, se aseguraría que la ciudad pueda ofrecer los Juegos más verdes que han habido nunca", insta.

Expertos en medio ambiente aseguran que "drásticas medidas", como prohibir el acceso al centro de la capital a vehículos viejos de diesel, sería necesario para evitar atascos y exceso de humos durante los Juegos.

De no aplicarse esas restricciones, Londres podría acumular en los diecisiete días que durarán los Juegos Olímpicos así como en las vísperas al gran acontecimiento unos elevados niveles de polución que podrían suponer un coste de 175 millones de libras (197 millones de euros) en multas.

Además, se teme que el tráfico ponga en peligro competiciones como la maratón, que discurrirá por el centro de la ciudad.

El informe de evaluación de la estrategia medioambiental de la 'Olympic Delivery Authority' (ODA), encargada de las obras, revela que se espera importantes incumplimientos de las normas europeas en Londres debido intenso tráfico de vehículos.

Los niveles de partículas contaminantes en estos momentos en Londres superan el límite legal en Londres y la capital se enfrentaría a una posible multa de 300 millones de libras (337 millones de euros) a finales de este año si no descienden.

Pekín prohibió a más de un millón de vehículos la circulación en la ciudad durante la celebración de los Juegos de 2008 e incluso cerró algunas fábricas aquellos días ante la preocupación que existía por la salud de los atletas.

Por el momento, "Transport for London" y el Ministerio de Transporte británico han descartado tomar medidas dirigidas a la reducción de los niveles de contaminación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada